Propiedades del Aloe Vera Puro para Uso Interno

Aloe Vera - "La planta de las mil caras"

Beneficios del Jugo de Aloe Vera Puro

La primera evidencia médica del éxito del uso interno del aloe en el siglo XX surgió en 1963, cuando tres médicos de Florida publicaban sus experimentos para el tratamiento de la úlcera péptica, concluyendo que el aloe vera o sábila "puede retrasar y tal vez prevenir" esta enfermedad. Ese mismo año salían a relucir los resultados del estudio de la doctora Lorenzetti, también en el uso interno del aloe, demostrando en esta ocasión que la planta inhibía el desarrollo de diversos tipos de infecciones, tifus y disentería.

Era obvio que en la comunidad científica occidental la apuesta por el aloe vera puro o sábila ganaba un apoyo cada vez mayor y a partir de entonces no dejaron de aparecer estudios e informes, no sólo en Europa y América sino también en ciertas universidades de África o Japón, donde quedaba constancia oficial de las muchas propiedades curativas de la planta. Entre estos estudios cabe destacar las investigaciones en la lucha contra el SIDA dirigidas por el doctor Pulse, donde se demostraban las propiedades antivirales del aloe. Asimismo, de enorme magnitud se consideró el informe elaborado por el Instituto Médico de Investigaciones de Enfermedades Infecciosas del ejército norteamericano y dirigido a la Organización Mundial de la Salud, donde quedaba constancia de que el mejor tratamiento contra el virus Ebola, en Zaire, se había obtenido con un compuesto de gel estabilizado de aloe. Una vez más, se atribuía su eficacia a los principios activos del glucomannan, así como al efecto sinérgico de otros compuestos orgánicos que se hallan en el gel de aloe puro.

La aceptación del aloe en la comunidad científica no podía dejar de obtener su eco en la actividad industrial, y así, empezaron a surgir numerosas empresas en torno al negocio del aloe vera, la modalidad del aloe que con el tiempo acabó reconociéndose como la más completa e inocua.

Aloe Pura Gel de Tratamiento, Aloe Vera - 200 ml

Price: EUR 5,69

4.4 de un máximo de 5 estrellas (28 customer reviews)

6 used & new available from EUR 5,69

1. Aloe vera, la planta con la que "no se necesita doctor"

En la actualidad se estima que existen más de 360 variedades conocidas y con el tiempo, el número se va incrementando progresivamente debido a las imparables experimentaciones que hacen que surjan constantemente nuevos híbridos. Sin embargo, de todas ellas sólo unas cuatro o cinco se consideran valiosas por sus propiedades curativas, y muy en especial, la conocida como Aloe barbadensis (Miller), comúnmente denominada aloe vera o sábila. Se cree que el término "aloe" proviene del árabe, y hace alusión a su sabor amargo. En la actualidad es la forma que se usa comúnmente en inglés, francés, griego, latín, ruso, italiano, alemán, hawaiano y castellano, entre otras lenguas. En cuanto al término "vera", proviene del latín y significa verdadera, subrayando así, con este nombre, a la especie considerada como la más completa y poseedora de las más eficaces propiedades medicinales entre todas las variedades del aloe. Más que anecdótico, resulta ilustrativo mencionar la forma con que se la conoce en japonés, isha irasu, que literalmente significa: "no se necesita doctor".

Si bien no es ésta la única variedad a la que se refieren las numerosas menciones que recoge la literatura desde los tiempos más remotos, de lo que no existe ninguna duda en la actualidad es que, de todas las variedades de aloe, el jugo de aloe vera o sábila es el más rico en vitaminas, minerales, aminoácidos, enzimas y otros componentes que le convierten en el jugo más polifacética en cuanto a sus usos preventivos y curativos.

2. Agentes activos en el Aloe Vera Puro

Aloe Vera - BeneficiosLo único que sabemos a ciencia cierta es que los componentes activos identificados en la planta de hecho se encuentran en ella y son conocidos por sus efectos beneficiosos sobre la salud, lo cual nos ayuda a comprender científicamente las propiedades del aloe vera puro y su acción sobre determinadas enfermedades y disfunciones físicas. Pero detengámonos un momento a analizar cómo funcionan cada uno de estos principios activos: vitaminas, minerales, enzimas, monosacáridos, polisacáridos, aminoácidos esenciales y secundarios, y demás elementos presentes en el aloe, como la lignina, saponinas y antraquinonas.

  • Vitaminas

Tal como su nombre indica, las vitaminas son sustancias esenciales para el mantenimiento de la vida que nuestro organismo no puede fabricar por sí mismo. Por este motivo, las vitaminas son incorporadas a través de nuestra nutrición, bien en forma de alimentos o de complementos específicos.

El aloe contiene un gran aporte de numerosas vitaminas, entre las que cabe destacar las que mencionamos a continuación:

El caroteno y el betacaroteno, que, una vez dentro de nuestro organismo, son convertidos en la vitamina A. La vitamina A es esencial para la vista, para la salud de la piel y de los huesos, para el buen estado de las mucosas y el crecimiento de las células, así como para la inmunidad de las mismas ante la enfermedad. Un defecto de la vitamina A, es que provoca anemia. Por otra parte, en los años recientes se ha descubierto el poder antioxidante del betacaroteno, por lo que además de frenar el envejecimiento protege al organismo de las enfermedades degenerativas, como la arteriosclerosis y el cáncer.

La vitamina B1 o tiamina, es esencial para el crecimiento de los tejidos y la producción de energía. Se trata de una vitamina hidrosoluble cuyo exceso es eliminado por el cuerpo a través de la orina, por lo que debe ser ingerida a diario.

La vitamina B2 o riboflavina, en combinación con la E, produce las células de la sangre. Su función es esencial en la respiración de los tejidos. Además, es también necesaria para mantener una piel sana.

La vitamina B3 o niacina, ayuda a regular el metabolismo, es necesaria para que el cuerpo pueda asimilar ciertos minerales y, además, interviene en la formación de los músculos.

La vitamina B6 o piridoxina, al igual que la vitamina B2, es esencial en la fabricación de la hemoglobina, el pigmento rojo de la sangre que transporta el oxígeno y el alimento para hacerlos llegar a todas las células del cuerpo. Asimismo, es fundamental para el metabolismo de las proteínas y los aminoácidos. Al ser una vitamina hidrosoluble -como la B1- debe reponerse todos los días.

La vitamina B12 o cianocobalamina, se ha revelado presente en el aloe, a pesar de que hasta principios de esta década de los 90´ se la consideraba una vitamina propia de los productos cárnicos, nunca de las verduras o de las plantas. A pesar de que se ha detectado su presencia en algunas hojas de aloe, muchos científicos aún no están convencidos de que dicha vitamina sea activa y funcione de la misma manera que la vitamina B12 de origen animal, cuya carencia en el cuerpo humano puede provocar anemia y ciertos trastornos neuropatológicos.

La vitamina C o ácido ascórbico, estimula el sistema inmunológico y ayuda a curar y prevenir las infecciones. Su presencia es esencial para fabricar el colágeno, la sustancia que rodea a los músculos. Es necesaria, además, para que el organismo pueda asimilar debidamente el calcio y otros elementos claves. Al igual que el betacaroteno y la vitamina E, está considerada como uno de los más potentes antioxidantes.

La vitamina E o tocoferol, posee una poderosa acción antioxidante y de regeneración de los tejidos. Al igual que la vitamina C, es un gran aliado contra las infecciones y agiliza el proceso de curación de las enfermedades, muy en especial las de la piel.

La colina, ayuda a evitar que la grasa se acumule excesivamente en el organismo y actúa como catalizador, facilitando la acción de otras vitaminas.

El ácido fólico, también es un potente catalizador y es imprescindible para el correcto metabolismo de los aminoácidos.

  • Minerales

Los minerales son también fundamentales para el equilibrio bioquímico y la salud. Interactúan con ciertas vitaminas, enzimas y coenzimas, ejerciendo una función vital en la defensa del organismo y la protección contra las enfermedades. En el aloe vera han sido hallados más de veinte minerales esenciales, entre ellos los que mencionamos a continuación:

El calcio y el fósforo, imprescindibles para la formación y desarrollo de los huesos. Por este motivo, se consideran indispensables para la prevención de la osteoporosis. En los últimos años se ha descubierto que los complementos de calcio suelen ser excretados casi en su totalidad, si no son de origen orgánico. Ésta es la causa de que se recomiende tomarlo a partir de fuentes naturales, como los productos lácteos, las almendras, los dátiles o el aloe vera. También son fundamentales estos minerales para el buen estado de los dientes.

El potasio o sorbato, regula los componentes fluidos de la sangre y de los músculos. El sodio, junto con el potasio, controla el equilibrio del agua y otros fluidos, y transporta a las células los aminoácidos y la glucosa. Potasio, sodio y cloro fundamental también para la buena salud de los dientes, están fuertemente vinculados entre sí y necesitan hallarse en equilibrio en nuestro organismo. Sin embargo, es muy habitual que nuestra dieta se exceda en sodio (como por ejemplo, la sal presente en muchos alimentos elaborados, como los embutidos, conservas y demás) y se quede corta en potasio. En el aloe vera estos tres minerales se hallan presentes en una forma perfectamente equilibrada y al ser una fuente orgánica resultan fácilmente asimilables.

El hierro, es el constituyente esencial de la hemoglobina, transporta el oxígeno a las células rojas de la sangre y protege al cuerpo de las infecciones. El aloe no contiene grandes cantidades de hierro, pero su aporte es importante y es perfectamente asimilable por el organismo humano, al contrario de lo que ocurre con los complementos adquiridos en farmacias.

La colina, es un componente de la lecitina, que resulta esencial en el metabolismo.

El magnesio, es un mineral clave en el buen mantenimiento del sistema nervioso y los músculos, así como en la transmisión del código genético para la formación de nuevas células.

El manganeso, al igual que el magnesio, se halla en minúsculas dosis en el cuerpo humano, pero son igualmente esenciales. El manganeso es imprescindible para la formación de los huesos y el correcto funcionamiento nervioso, de la fertilidad y el crecimiento.

El zinc, forma parte de muchas enzimas esenciales y colabora en el buen estado del sistema inmunológico. Su carencia puede provocar anemia. También suele recomendarse en casos de acné y para la buena salud de la piel en general y el cabello.

El cobre, es también parte fundamental de muchas enzimas y representa un papel importante en la formación de la sangre.

El cromo, interviene en el metabolismo del colesterol, la glucosa y los ácidos grasos. Colabora también en el buen funcionamiento del sistema circulatorio.

Últimamente se ha descubierto que la insuficiencia de cromo puede degenerar en diabetes, ya que este mineral es imprescindible para que la insulina pueda cumplir su función en el organismo.

Jugo de aloe vera orgánico, en dosis de 1200 m/l aloeverose, 2 x 1000ml

Price: EUR 31,90

4.8 de un máximo de 5 estrellas (9 customer reviews)

1 used & new available from EUR 31,90

  • Aminoácidos esenciales y secundarios

Los aminoácidos constituyen la base de las proteínas. Su papel es fundamental en la construcción y regeneración de los tejidos, así como en el buen funcionamiento del cerebro, incluyendo las emociones. Los aminoácidos esenciales se denominan así porque el organismo no los fabrica por sí mismo, así que es indispensable que formen parte de nuestra dieta.

Siete de los ocho aminoácidos esenciales para el ser humano están presentes en el aloe vera, donde también se han hallado once de los catorce aminoácidos secundarios que fábrica el organismo.

  • Enzimas

Las enzimas son unos elementos claves en la vida animal, ya que su función consiste en transformar las proteínas que ingerimos a través de la alimentación en aminoácidos, de esta manera susceptibles de ser absorbidos por nuestro organismo. Posteriormente son también las enzimas las que hacen posible que estos aminoácidos vuelvan a convertirse en proteínas asimilables por nuestro sistema. En resumen, podemos decir que las enzimas son las responsables de transformar los alimentos en el combustible que proporciona la energía y la vida misma a cada una de nuestras células, aunque nada de esto sería posible sin la intervención y la colaboración sinérgica de las vitaminas y los minerales, tal como hemos visto anteriormente.

Entre las enzimas más importantes halladas en el aloe vera se encuentran:

  1. La lipasa, que favorece la digestión.
  2. La catalasa, que previene y controla la retención de agua en el cuerpo.
  3. La bradikinasa, que estimula el sistema inmunológico. Además, funciona como antiinflamatorio y analgésico.
  4. La celulasa interviene en la digestión de la celulosa.
  5. La proteolitiasa hidroliza las proteínas en sus elementos constituyentes.
  • Monosacáridos y polisacáridos

Los monosacáridos son azúcares simples que no pueden ser destruidos por el agua. En cuanto a los polisacáridos paucilaginosos, hallados en la pulpa del aloe, se consideran también unos componentes de enorme importancia en la mayoría de sus aplicaciones terapéuticas. Entre ellos y de manera muy especial el poblisacárido conocido como acemanano, con un notable poder regenerador de los tejidos que, además, es un elemento activo en el tratamiento de más de cien enfermedades diferentes. Recientes investigaciones han demostrado unos efectos sorprendentes de este componente en el tratamiento del SIDA. En el aloe se hallan en mucha más abundancia junto a la corteza que en la pulpa de las hojas.

  • Lignina, saponinas y antraquinonas

La lignina posee un extraordinario efecto de penetración de los tejidos, habiendo de vehículo para otros elementos activos, como las vitaminas, minerales, enzimas y demás.

Las saponinas son agentes limpiadores, purificadores y antisépticos, que además producen un efecto suavizante.

Las antraquinonas, por su parte, poseen propiedades laxantes y analgésicas, pero además son potentes antibióticos con propiedades bactericidas y antivíricas.

Fuente: Aloe vera - La planta de las mil caras (y todas buenas) de Marié Morales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *